Carrito 0

Sobre nosotros


Open Your Ganbara es un rastro abierto a todos los públicos y una de las primeras iniciativas del Zorrozaure creativo. Es también uno de los secretos mejor guardados de la península de Zorrozaurre. Es una fecha del calendario, todos los domingos del mes, y un espacio, la Antigua Fábrica de Galletas de Bilbao (Artiach), en el que decenas de personas de peinados y perfiles diversos, desde jóvenes alternativos hasta seniors que reviven la magia de sus viajes de juventud, se unen para dar vida a un rastro cuando menos, diferente.

Todo es posible, desde compartir el contenido de sus trasteros en un ambiente especial hasta exponer tu propia marca y creaciones en un entorno único como la Antigua Fábrica de Galletas de Bilbao, comprar diseños de nuevos emprendedores o simplemente curiosear hasta rescatar alguno de esos objetos únicos que dan vida a la Flea Market Culture y sus momentos mágicos e impredecibles. Además el espacio de creatividad y fabricación digital CookieLab está abierto al público para que toda la ciudad sepa que es esto de las tecnologías creativas.

Somos un espacio en el que predomina el optimismo y las ganas de ampliar horizontes, un lugar en el que refugiarse un domingo, en el que puedes hacerte un cambio de vestuario completo por diez euros y en el que si te faltan un par de euros, probablemente te los perdonen. Porque el consumo colaborativo sirve aquí como un punto de partida, un pretexto para mezclar mundos y crear comunidad. Bilbao lo necesita.
Desde su lanzamiento en 2009, la iniciativa de innovación social diseñada e impulsada por Espacio Open ha ido creciendo sin pausa pero sin prisa, ampliando progresivamente espacio, primero crecimos de la antigua imprenta a la galería central de la Fábrica en la que, décadas atrás, cientos de mujeres se esmeraban en hacer las mejores galletas del norte,  hasta el nuevo espacio para creadores (antiguo secadero de jamones) siendo ya 2.000m2 de espacio cubierto y más recientemente en Noviembre del 2014 la antigua Ingeniería de la Fábrica. Es una iniciativa no remunerada, realizada con recursos 100% privados, que nació de las ganas de los socios de Espacio Open de generar espacios de encuentro diferentes, a imagen de lo que ocurre en otras capitales europeas donde la Flea Market Culture ha renacido en las zonas más creativas de la ciudad. La sede central, Espacio Open, sirve entre semana como lugar de trabajo para arquitectos, diseñadores, productores, creativos y pioneros de la cultura digital que se retroalimentan entre sí buscando nuevas formas de trabajar, colaborar, añadir valor social y prosperar. Desde el primer momento el proyecto se lanzó con el respaldo y participación de los vecinos y pequeños empresarios de la zona, para conectar mundos que hasta ahora vivían dándose la espalda.

Somos un mercado cubierto de 2.000m2 donde pasar un domingo diferente en un ambiente especial, contamos con 4 espacios claramente difenciados para amateurs y profesionales. Un buen ambigu-zona relax donde llegar al desayuno, al brunch o a la última del día con prensa del día, wifi gratuitos y espléndidas conversaciones sobre lo divino y lo humano.

Open Your Ganbara funciona además como punto de encuentro de la comunidad que comparte el amor por la cultura de las 3R (reutiliza, reduce, recicla) y los objetos hechos para durar y ser usados por varias generaciones. Porque estamos hartos de que nuestros trasteros sean un cementerio de cosas con las que no sabemos qué hacer. Y esta es la mejor manera de sacarles provecho, porque todo el mundo gana.
Desde su lanzamiento han pasado muchas cosas. Algunos han sido padres, otros dieron el paso de casarse tras conocerse en el mercado y otros han dado un giro radical a sus vidas, pero siempre han seguido encontrando un hueco el domingo para escaparse a Open Your Ganbara, y esto es lo que nos gusta, somos un proyecto con unas claras raices y objetivos, no esperamo la foto de rigor para desmontar el chiringuito. Al fin y al cabo, no deja de ser una gran familia urbana en la que el único requisito para entrar es saber cómo llegar. Y aunque todavía no ha salido en los periódicos que alguien haya encontrado un Picasso millonario perdido entre los trastos, quien prueba, repite. Avisados estáis.